de los que firman

Me gustaría conocer personalmente a los que firman el visto bueno final de algunas (no pocas) cosas raras-caras que pasan en esta ciudad. Se me ocurren más, pero de momento puedo presentarEE dos ejemplos.

Un gran ejemplo multicultural para todos y todas, sin distinción de creencias ni razas. El Festival Mil.leni.

Se trata de un "festival" que no es un festival, si lo consideramos como una serie de eventos en un periodo relativamente corto de tiempo. El Mil.leni este que se sacaron de la manga no es más que una serie sin sentido de conciertos, espaciados, que van de diciembre a abril desde hace 10 años y está organizado por el Ayuntamiento, aunque no sé qué porcentaje de los gastos es dinero público y qué otro es ingresos por publicidad. Este de este año es el 11 Mil.leni. Ya ves. Hubiera tenido su gracia si estos conciertosU se hubieran hecho en el momento del cambio milenio durante digamos cuatro días o una semana, y basta. Porque ¿cuál es el plan? ¿Hacer mil festivales del Mil.leni? Si me dijeran cuatrocientos años, vale. A lo que iba: hay varias explicaciones para que estas cosas tan caras y tan raras sucedan en Barcelona cada dos por tres. Quizás organizan estos conciertos porque la ciudad se está muriendo desde hace tiempo, se han enterado hace poco e intentan darle un poco de vidilla a base de conciertos con unos artistazos que ya, ya. Quizás es debido a que empresas privadas de conciertos ya no se lanzan a programar nada, y quizás menos aquí. Quizás es porque necesitan utilizar algunos emplazamientos antes de que se derrumben de pura infrautilización o de una gestión de las de peor-no-se-puede-hacer (los sitios donde se hacen los conciertos del Mil.leni son, horror, el Palau de la Musica y el Forum, aparte del Liceu i el Auditori). Quizás es simplemente que los encargados de la programación no tienen nada mejor que hacer que hacer ahí una escudella barrejada de los artistazos que decíamos. O quizás es una cóctel explosivo de todo esto, en diferentes proporciones. Si el ayuntamiento quería conseguir darle a la ciudad una vida para que vean lo buenos que somos, la ha cagado. Otra vez. Como desde hace ya demasiados años, el Palau de la Musica seguirá sin programar música clásica interesante para los  (que es para lo que está, no para Bisbales ni Pantojas ni Byrnes), el Liceu seguirá abriréndose a "otra músicas" en vez de programar ópera, y el Forum pues seguirá siendo una gigantesca mole de cemento alisado. Ahora bien, ¿quién ha firmado el visto bueno de la programación, del presupuesto y del desastre anunciado que se avecina? Le cuesta igual firmar el visto bueno que firmar que no se hace. ¿Por qué sufrir más sólo porque se han hecho diez Mil.lenis antes y por qué no dedicar el presupuesto de esto a solucionar la ciudad de una manera inteligente (Tura, a mí !!)? Se me olvidaba: los artistas. Entre muchísimos están Estrella Morente, Tomatito, Peret (hasta aquí por mí bien), Demis Roussos, Kevin Costner el actor y su grupo de no sé qué en el Palau de la Musica, Woody Allen otra vez (ojo que aquí la cosa se lía), Paloma San Basilio, Fangoria, Maria Dolores Pradera, Love Of Lesbian, Michael Bolton, Coro Uganda Matumayini, Matthew Herbert, Rosana …  No quiero ni mencionar aquí el nombre del director del festival, que, ante las preguntas más obvias (entre ellas "por qué?") califica la programación de "ecléctica". Miedo, tengo miedo.

Un grandísimo ejemplo urbanístico-administrativo. El edificio del piso ocupado en el Raval.

Josep M y su mujer, del barrio de toda la vida, se encontraron con que una familia chunga se había instalado en su piso mientras ellos estaban de vacaciones. La burocracia, los malentendidos y los malos consejos han querido que hayan pasado año y medio fuera de su piso y con los de dentro disfrutando de sus muebles y sus cosas. El edificio es un bloque de viviendas sociales que acabó rápidamente convirtiéndose en el centro del camellismo y yonqueo de esa zona del barrio. Te toca un piso allí por sorteo y lo flipas en colores vamos. El caso es que tirando del hilo desde que la noticia apareció en los medios, resultó que la finca (social, ya digo) tiene cosas que no acaban de cuadrar. Aparte del hecho que el edificio, que en realidad es un conjunto de bloques, parece un búnker,b rodeado de barrotes de seis metros de altura, no tiene las salidas y los accesos que debería tener, las distancias entre bloques no son las que deberían ser y los que están no deberían estar. Vaya, hombre. Una de las cosas que más sorprenden son una estructuras gigantescas de acero que se distribuyen como si soportaran los edificios y que están por todas las fachadas del conjunto de bloques. Como el edificio es nuevo, uno se pregunta para qué servirán. Según el proyecto (aprobado por el que firmó el visto bueno) esos mega-hierros son estructuras anti-terremotos. No estoy seguro si el que firmó el ok es tonto, o si se llevaba un pizco ("ponle aquí el anti-terremotos, hombre, que paga el Ayuntamiento") o simplemente se dejó timar y le pareció buena idea, por si las moscas. Pero lo fuerte viene ahora. El matrimonio y su abogado fueron al Registro de la Propiedad: el piso (de su propiedad, escriturado) no estaba registrado. Bueno, pues lo registramos. Bueno, pues no: el bloque es ilegal. Está construído sobre un solar que el propio ayuntamiento había designado como zona verde, no urbanizable. O sea: el enorme edificio de viviendas sociales en pleno centro multicultural de la Barcelona guapa a dos pasos de un hotel de 5 estrellas es ilegal es ilegal es ilegal es ilegal es ilegal. A ver, el de la firma de dar el visto bueno al edificio que de un paso al frente.

Bonus extra: un ejemplo culinario. La decepción del sábado noche.

Hace muchos años que acostumbraba a ir a un bar de comidas muy cerca del JazzRoom, donde se celebró el movin' on. Ya no. El mal servicio y la carne quemada fueron suficientes. Sólo se salvaron las botellas de Enate. Un churrasco quemado sobre una plancha en una cocina es una visión desagradable, pero servido sobre un plato de color blanco es lo peor. Y eso que el sitio lo propuse yo porque me conocen, es barato, el trato es cordial y la comida era sencilla, buena y caliente. Pues ya no. Y encima me han quitado la parrillada de verduras. Una lástima. Aquí el que firmaría sería yo para obligarles a volver a ser como acostumbraban.

Leer o publicar comentarios | Enviar a un amigo

Acerca de sr. juandó

DISCOS JUANDÓ c/ LLUNA, 27 08001 BARCELONA tel 935540998 email discosjuando@hotmail.com horario LUNES a SABADO de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 20:30
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s