el pan nuestro de cada día : Pere Sans

A comienzos de cada año me hago unas notas en rotulador (cuatro o cinco palabras) que quieren ser como los objetivos del año. Anoto cuatro o cinco porque si pongo sólo una y no he conseguido cumplirla en el plazo de un año es una putada y una decepción que te cagas. Ninguna es facil pero son todas realistas y cumplibles. Entre ellas hay una palabra que resume la intención de volver a cocinar a diario, cosa que hacía hace años y dejé al empezar la tienda y lo que vino después con el rollo de la espalda y demás. Además, como de momento no puedo comer discos, excepto el de chocolate, había que hacer algo para cuidarme. Claro, nada de cocina creativa ni ostias, sino cocina tradicional catalana, que es de lo que sé más o menos. Y se trata de cocina práctica de consumo diario, con recetas de máximo 40 0 50 minutos entre preparación, cocinado y emplatado. Fuera “kilómetro-cero”, “proximidad”, “slow-food” y etiquetas similares que no sirven para nada, y calidad pues la justa porque con el horario comercial que uno tiene y el trabajo en casa no me da para pasarme por el mercado como debería y me voy al súper (decente, con su pescadería y tal) que hay al lado de casa una vez a la semana. El menú semanal no requiere demasiado: consiste en una cena diaria y al mediodía restos de la noche anterior, si los hay; y si no los hay, pues un bocata con pan de verdad, que tengo un par de panaderías cojonudas a 3 minutos. De momento he conseguido cumplir el propósito, ya veremos en un par de meses.

Como me gusta leer libros de cocina como si fueran una novela lo tengo facil para conseguir ideas. Uno de ellos me lo auto-regalé para reyes: Cuina Catalana de Veritat, de Pere Sans, en la editorial Comanegra. El hombre es más que conocido en restaurantes clásicos de por aquí (que cada vez quedan menos) y bares nocturnos. Igual llevo 15 o 20 años coincidiendo con él, aunque muy de vez en cuando. Sabe de cocina y de vinos, y disfruta de las cosas. El libro es excelente porque no es sólo un recetario tradicional muy bien documentado y muy bien escrito (puedes casi oler las recetas): habla también del mobiliario, de la cubertería y de un montón de cosas de sentido común que pasan por alto, por ejemplo, muchos de los restaurantes abiertos en los últimos años en esta ciudad, que da miedo entrar sólo verlos desde fuera. Conseguí hacerme con un ejemplar de la segunda edición (2007) porque la primera, que llevaba el título de Cuina Catalana Tradicional i Moderna, es rara (1991, prólogo de Manuel Vázquez Montalbán). Sé quien tiene un par o tres de ejemplares de la primera, estoy en negociaciones. Hay otra edición resumida y más barata del libro: Petit Llibre de la Cuina Catalana de Veritat.

Pere Sans también tiene un blog (en catalán) en el que escribe lo que cocina y come cada día. Muy bueno, inspirador y sin pretensiones, con la única intención de divulgar la cocina tradicional sencilla diaria.

El Nostre Pa de Cada Dia  peresans.blogspot.com

Acerca de sr. juandó

DISCOS JUANDÓ c/ LLUNA, 27 08001 BARCELONA tel 935540998 email discosjuando@hotmail.com horario LUNES a SABADO de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 20:30
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a el pan nuestro de cada día : Pere Sans

  1. enanamyr dijo:

    Prenc nota del llibre i del blog! Que també m’agrada molt cuinar i llegir “noveles” de cuina… ;))

  2. Alberto dijo:

    Marcos,
    En Barcelona es una tarea muy árdua encontrar un buen restaurante de cuina catalana (o de base catalana).
    Me he llevado muchos chascos con los años y, lo peor, sigo teniendo esa sensación de que a pesar de haber nacido aquí y haber vivido aquí casi toda mi vida, todavía conozco poco de la cuina del pais.
    Tomo nota del libro. Obviamente, el canino me lo afila el del 91 con prólogo de Vázquez Montalbán.
    Qué duda cabe ;-)
    Un abrazo.

    A

  3. Daniel Nieto dijo:

    Quina boníssima pinta que té aquest llibre! Gràcies per compartir-ho. Tant de bó més gent tirés cap a la cuina tradicional, deixant-se de bufadors de gas i de punyetes… Em permeto fer un cortapega (llarg però sucós) d’una web on hi escric de tant en tant, El Focoforo:

    ‘…Y finalmente preveniros contra “Casa Rufo y Mari”, bareto del Borne que por error está siendo estilizado a la categoría de “sitio de producto” + “canalla” (horror) por cierto público de bolsillo desahogado (yo tengo varios compañeros de trabajo asiduos) y donde tuve hace poco con mi mujer una experiencia surreal con una minuta de más de 120€ para dos con vino de la casa. El menú, ahogado en aceite; la familia que lo lleva, como las putas cabras: discuten entre sí por cliente interpuesto, y encima uno de los hijos, camarero él, te pega unas brasas inmisericordes ahí, de pie junto a tu mesa, mirándote fijamente y sin hacer caso de tu incomodidad. A mí me tocó una exposición larga y detallada del último programa de “Supervivientes” que, aseguraba, se vio obligado a ver porque a su novia le gustaba. (Por cierto, la calle Freixures no es el Borne, si entendemos como tal el barrio de la Ribera. Es Santa Caterina) También sufrí un relato sobre maridajes de hamburguesas con gin-tonic (??!!) y desplantes de la hija lesbiana, que vestía como en pijama. Grasa, grasa everywhere; ajoaceite por doquier; granizos de sal gorda; producto abrasado en esa plancha donde se asa un totum revolutum de carnes y mariscos; higiene pésima (esperé 20 minutos a que dieran mesa y pude verlo todo); servicio desquiciado, el show del soplete (algún día acabará mal) y el show del gin-tonic…y como broche final la sorpresiva (pues no hay carta) factura -que por cierto acabo de consultar, porque la guardo- de 130 EUROS para dos personas:

    – 1 ración de navajas (lo mejor)
    – 1 de sepia (deplorable, ajoaceite everywhere)
    – 1 tortilla de setas(arruinada de sal)
    – 1 solomillo
    – 1 solomillo con foie
    – 1 botella blanco de la casa
    – 1/2 botella tinto de la casa
    – 2 gin tonics (Martin Millers)

    El sitio estaba A REVENTAR, casi irrespirable. Y me fascina, porque conozco a auténticos asiduos, gente además civilizadísima, que van sin faltar todos los meses. Son como cerdos que se refocilan en el fango.’

  4. sr. juandó dijo:

    Hola Dani, gràcies per passar-me el reportatge. Aquest tio descriu el lloc exactament com és, ni més ni menys. Jo vaig anar un cop fa com dos anys: menú (horrorós) 11 euros. Al pagar, em diuen que el vi no estava inclòs (vaig prendre 3 copetes). Preu: 10 euros. Total: 21 euros. Vaig pagar 11 i me’n vaig anar per la porta. Sento un crit de la Mari: “Rufooooooo, que uno se ha largao sin pagar”. Ja em venien darrera pel carrer dient-me no sé qué però em van deixar estar. La majoria de la clientela que em vaig trobar allà dins era fastigosa, retrats-robot del que volem fora d’aquest pais: oficinistes de banc vinguts a menys, càrrecs intermitjos, engominats amb el “caracolillo” darrera, gordos amb xaqueta i corbata que segur no peguen brot a la seva feina. Horrible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s